La edición en catalán, al alza