La Setmana del Llibre en Català apuesta fuerte por el fondo editorial