Penguin Random House juega fuerte con el catalán